Un estudio sitúa a España a la cola de Europa en el plazo de ejecución de sentencias