Más de 10.700 millones de euros quedan al margen de la economía por las sentencias no ejecutadas