Los Procuradores estiman que se han dejado de ejecutar sentencias por valor de 10.000 millones