El Gobierno traspasa el cobro del impuesto sobre patrimonio a las comunidades autónomas.